Hay dos formas de tratar las lesiones deportivas, la primera, mediante una actuación inmediata, in situ, que servirá para tener una atención inicial al paciente, evitando lesiones mayores, y un tratamiento enfocado a la prevención pero también a la mejora de una lesión deportiva.

Los primeros auxilios a llevar a cabo ante una lesión causada a una persona que está practicando cualquier deporte, pasa por cuatro pasos básicos de actuación:

  1. Hay que dejar de hacer el ejercicio físico que nos ha provocado la posible lesión, desde el momento en que tengamos sospechas de que se ha producido un daño. Esto es fundamental para no agravar lesiones ni el tiempo de recuperación que podría ser necesario.
  2. Aplicar hielo o frío. El efecto vasoconstrictor del frío sobre la zona dañada, provoca una reducción del flujo sanguíneo en dicha zona. Así se puede prevenir una hemorragia, reducirla si ha llegado a darse, y disminuir el dolor y la inflamación. El hielo no debe aplicarse directamente sobre la piel, pues puede causar quemaduras; mejor, envolverlo en un paño o toalla y durante espacios de tiempo no superiores a 30 minutos.
  3. Compresión. Un vendaje compresivo (nunca en exceso) disminuye el flujo sanguíneo, y evita una inflamación mayor en la zona dañada. En caso de rotura, la compresión puede servir de vendaje estable que ayudará hasta que sea tratada la fractura por un profesional médico.
  4. Elevación. Elevar el miembro lesionado favorece el retorno sanguíneo, reduciendo la inflamación y el dolor de la zona afectada.

La mejor de forma de tratar las lesiones deportivas, es la prevención. Un especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte, puede ayudarnos a evaluar nuestras aptitudes físicas, definiéndonos un programa que se adecúe específicamente a nuestras cualidades y capacidades físicas. Esto nos ayudará a prevenir posibles lesiones y en caso de producirse, servirá de guía a los posibles tratamientos médicos, fisioterapéuticos y rehabilitadores.

La Medicina del Deporte aborda principalmente lesiones producidas durante la práctica deportiva. Estas lesiones suelen ser fundamentalmente contracturas musculares, calambres, sobrecargas, distensión de ligamentos, esguinces, fascitis de diversa índole, lesiones articulares, tendinitis y fracturas.

Para la mayoría de los casos, además de una exploración médica, se tendrá en cuenta el historial médico del deportista, así como la realización de las pruebas médicas oportunas, tales como ecografías, radiografías, TAC, resonancias magnéticas o artroscopias.

Una vez diagnosticada la lesión, el especialista procederá a prescribir el tratamiento adecuado.

En medicina deportiva los tratamientos más habituales son:

  1. Medicamentos del tipo antiinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares.
  2. Rehabilitación mediante fisioterapia. Se utilizan diferentes métodos como el masaje, la electroterapia, ultrasonidos, etc.
  3. En casos más graves, cuando los medicamentos suministrados por vía oral no causan el efecto sanador necesarios, se pueden realizar infiltraciones de corticoesteroides y analgésicos directamente sobre la zona lesionada.
  4. Tratamiento de huesos, ligamentos, músculos, tendones y cartílagos mediante el suministro de directo de plasma enriquecido con plaquetas (PRP) que es un tratamiento biológico relativamente novedoso que ofrece unos resultados muy positivos.

Deja un Comentario

Suscríbete a mi Newsletter


Nuestra Clínica

Siempre buscando tu bienestar.

Clínicas Medfyr
12 años cuidando de tu salud.

Nuestro Horarios

General (Lunes a Viernes):de 08.00 a 14.30de 16.00 a 21.00
Análisis Clínicos:CON CITA PREVIA

Contacto

Teléfono: 926 588 381
Síguenos en FacebookSíguenos en Instagram
Ampliar Información